sábado, 19 de diciembre de 2009

¡¡¡Que Lío!!!

Estudiantes de La Plata ganaba 1 a 0 con tanto de Mauro Boselli y estaba a tres minutos de ser campeón del mundo, pero el Barcelona se lo empató a través de Pedro y luego en el tiempo suplementario se lo terminó ganando por 2 a 1 con un gol con el pecho de Messi. De esta manera, el conjunto español obtuvo el Campeonato Mundial de Clubes jugado en Abu Dhabi, Emiratos Árabes.

Si usted es hincha de Estudiantes y anda cabizbajo y apesadumbrado porque la hazaña estuvo ahí, al alcance de la mano, a tres minutos de lograrse, y finalmente se escapó como arena entre los dedos, no me llore, levante la cabeza, alce la bandera Pincharrata y cante con orgullo por estos gladiadores conducidos por Alejandro Sabella. El León platense murió de pie, rugió hasta donde pudo, hasta donde lo dejó este muy buen equipo que es el Barcelona de España. Da bronca, pena, dolor, rabia, vaya usted a saber cuantos sentimientos se cruzarán entre cada hincha albirojo, de los más de 5000 mil simpatizantes que estuvieron en Abu Dhabi y de los tantos otros que se quedaron haciendo fuerza desde Argentina. En cada fanático de Estudiantes que ande por algún lugar del mundo debe haber una mezcla rara de orgullo, por la estirpe de este equipo, y de bronca, por tener tan cerca la gloria y dejarla ir. Ahora, vale decir en rigor de verdad, el conjunto catalán es un digno ganador, porque más allá que no halla hecho nada en el primer tiempo, en el resto de los minutos jugados sacó a relucir sus pergaminos de fútbol bien jugado y no perdió la paciencia hasta ganarlo en el alargue con el gol de pecho de un Lionel Messi que, hasta allí, poco había hecho en el partido.
Para hacer un repaso rápido del trámite del encuentro, hay que decir que Sabella plantó un Estudiantes compacto en el primer tiempo, que fue homogéneo en todas sus líneas y, que luego de un centro de Juan Manuel Díaz, alcanzó el 1 a 0 a través de un cabezazo de su goleador Mauro Boselli. En el segundo tiempo, ya de entrada el Barcelona inclinó la cancha con el peso específico de sus estrellas y la luminaria encendida de Zlatan Ibrahimovic, el mejor jugador de la final. Con el sueco como la bandera del equipo catalán, volcándose a la izquierda y juntándose con el francés Thierry Henry, los españoles complicaron la zona de Clemente Rodríguez y los huecos se fueron abriendo en la defensa de Estudiantes. Con el ingreso de Pedro, el técnico Pep Guardiola logró más peso ofensivo en su equipo, y al fin y al cabo, a tres minutos del final, el canterano delantero empató el partido y llevó las acciones al alargue. En esa instancia, ya Estudiantes no hacía lo que quería, sino lo que podía. Sin piernas, cansados y con bronca por el gol postrero de Barcelona, el Pincha se limitó a defenderse. Y lo hizo bien. ¿Su máximo error? Cederle campo y pelota al Barsa, sabiendo que los españoles cuando la tienen saben como herir, aunque en este partido no fueron del todo profundos en sus ataques. Con la entrada desde el banco de suplentes del incontrolable canterano venezolano nacionalizado español, Jeffren, Barcelona adquirió más peso ofensivo (gran acierto de Guardiola en hacerlo ingresar para jugar por la izquierda y desnivelar con su gambeta rápida y hacía adelante). Aguantaba el Pincha, hasta que un centro de Dani Alves encontró a Lionel Messi clavándose por detrás de todos y, dentro del área chica, le puso el pecho a la pelota y se tiro de lleno hacía una nueva conquista en este 2009 inolvidable para El Pulga, recientemente consagrado como Balón de Oro europeo. 2 a 1 y final. Lo tuvo Desábato con un cabezazo al final, pero ya no había ideas en el equipo comandado brillantemente desde dentro de la cancha por Juan Sebastián Verón.
La música árabe, sonando detrás mientras Verón recibía el triste premio del segundo puesto, mostraba la lejanía del lugar, y también lo lejos que llegó Estudiantes. Este Estudiantes de La Plata que copó Emiratos Árabes con su gente y su estirpe copera y que por poco se queda con todo. Faltó poco León, un rugido más, una garra alerta más, unos segundos más de aguante defensivo... Se termina el año y se brinda por este equipo de Sabella que llegó hasta donde llegó. Y se brinda por Barcelona, un campeón digno y que tuvo a Messi como Balón de Oro del partido por su gol. Ojalá que esta sea la introducción a un 2010 que encuentre a este Messi súper ganador 2009 levantando la Copa del Mundo con Argentina en Sudáfrica, junto a otro monstruo que hoy estuvo en la vereda de enfrente y es la bandera de Estudiantes de la Plata: Juan Sebastián Verón. La grandeza está a salvo Pincharratas, duerman tranquilos, y levanten las banderas del León, que los rugidos del glorioso Estudiantes de La Plata siguen intactos. Y sequen esa lágrima de bronca del final para dejarla estampada en la historia como signo eterno de la estirpe copera de Estudiantes de La Plata.



Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

martes, 17 de noviembre de 2009

“Estar lejos de tu tierra te hace valorar todo de otra manera”

El jugador mexicano Antuane Álvarez Del Prado se dio el gusto de probar sus condiciones futbolísticas en Argentina y desde esta experiencia saca conclusiones de todo tipo en una imperdible charla con Explosión Deportiva.

La tarde cae a paso lento y el sol va siendo un bonito recuerdo que se va escondiendo en el horizonte del paisaje. Dentro de ese contexto, Antuane Álvarez Del Prado recibe a Explosión Deportiva en su hermosa cabaña ubicada a pocos metros de la laguna de Chascomús, ciudad ubicada a 120 kilómetros de la Capital Federal en Argentina. Este futbolista mexicano llegó al país hace unos seis meses con un gran desafío en sus valijas: lograr una puesta a punto optima para su carrera y cosechar experiencia en el fútbol argentino. “Mi gran desafió en este viaje a la Argentina es poder jugar fuera de mi país y hacer las cosas bien para demostrar que los mexicanos podemos rendir saliendo fuera de nuestro territorio”, sentencia Hachita, apodo con el que se lo conoce por su rudeza y su energía para combatir en la mitad de la cancha de los campos de juego. En medio de la escenografía del lugar, un coqueto tractor sirve para tomar la foto de la nota. Es que esa máquina, sinónimo de potencia y trabajo, refleja la fuerza y las ganas que le pone Antuane para intentar conseguir sus metas. Y ese sueño de ser jugador profesional que alguna vez empezó a imaginar en algún potrero de Veracruz, su ciudad natal, nos da el puntapié inicial para iniciar la charla con este simpático y amigable personaje llegado desde tierras aztecas.

-Antuane, ¿cuál fue la circunstancia que te inclinó a dedicarte de lleno al fútbol profesional?
-Es de familia, algo que ya viene en la sangre. Mi tío jugó en la primera de Tiburones Rojos y de allí heredé la pasión por el fútbol. Empecé a jugar en el barrio como cualquier niño que arranca con la ilusión de ser jugador. No sabía que sucedería (risas). Después pase a una escuela de fútbol y ahí fue donde me vieron aptitudes para la pelota. Y allí es donde empieza el sueño…
-¿En ese momento decidiste volcarte de lleno a este deporte?
-Claro, allí en inferiores noté que tenía aptitudes como para ser jugador profesional y tomé la decisión de dedicarme a jugar en el fútbol de alto rendimiento.
-¿Tus padres siempre te apoyaron en tu decisión?
-Exacto, ellos han compartido mi sueño desde el inicio y son parte fundamental en mi carrera.
-¿Hubo alguna persona clave en tu carrera que quieras subrayar por sobre las demás?
-Mis padres, totalmente, ellos siempre han creído en mí y son los pilares fundamentales en mi carrera profesional.
-¿Si no hubieses sido jugador de fútbol, que hubieras elegido ser?
-Nadador o boxeador (risas). Siempre me agrado mucho hacer deportes y mi destino siempre estuvo dirigido a dedicarme a alguno de ellos. Incluso hice algunas peleas de manera amateur antes de dedicarme al fútbol.
-¿Cómo fue la movida para que te vengas a jugar al fútbol argentino?
Bueno, José Tiburcio Serrizuela, que ha jugado mucho en el fútbol mexicano, es un gran amigo mío, lo tuve de director técnico en Tiburones Rojos de Coatzacoalcos. Él fue quien me propuso venir a jugar aquí, me gustó el desafío, lo consulté con mi familia y me vine. Serrizuela es el hacedor de que yo este en Chascomús, sin el yo no hubiera viajado. Se animó a traerme y le estoy muy agradecido.

Antuane es un volante moderno, de esos que cortan y juegan. Y fuera de la cancha es una persona muy activa, que trata de aprovechar al máximo esta bonita experiencia que vive jugando para Atlético Chascomús, club que lo recibió gustoso y que lo alberga en su estadía en la Argentina. Ya con la noche como testigo y bajo el canto incesante de algún grillo que a salido de serenata, nos ofrece una gaseosa para refrescar la charla y seguir conociendo su vida.

-Para que la gente te conozca más, ¿qué puntos altos y características fundamentales destacas dentro de tu juego?
-Soy volante central. Un 5 que quita e intenta jugar. Diríamos que me gusta estar acompañado por otro mediocampista de marca en el centro del campo para que yo pueda despegarme en busca del arco contrario. Me caracterizo por la entrega, por meter e ir al frente sin perder el orden. Jugar al fútbol es mi pasión y disfruto mucho de ello.
-¿Qué fue lo que más te sorprendió de cómo se juega al fútbol en Argentina?
-La pasión que tienen por este deporte. Poseen una entrega muy elogiable y eso es un hecho distintivo que noto en este país.
-¿Cómo se vive el fútbol en México?
-Es muy lindo. Tiene lo suyo como en todos lados, pero también se disfruta con mucha pasión y hay buen nivel en sus partidos.
-¿Qué diferencia le notas con el fútbol argentino?
-La intensidad, quizás en México se juega a un ritmo más lento que en Argentina. Aquí hay menos espacios y el juego se vuelve muy ágil.
-Pasaste de una ciudad con mucho movimiento como Veracruz a una tranquila como Chascomús, ¿cómo fue el proceso de adaptación y que rasgos destacas de nuestra ciudad?
-De inicio fue difícil. La comida y los horarios más que nada. Destaco a la gente de Chascomús. Tienen un excelente trato, los paisajes naturales son impresionantes y cuentan con una laguna muy linda. Y, por supuesto, subrayo el campo, que me parece una riqueza impresionante con la que ustedes cuentan.
-Tu familia quedó en México, ¿cómo supliste aquí el desarraigo de tenerlos tan lejos?
-Hay tres palabras en mi cabeza solamente, y ellas podrán responder tu pregunta: mente, corazón y fuerza.
-¿Cuáles son los próximos planes en tu carrera?
-Regresar a México en diciembre y hacer bien las cosas donde juegue. Tengo ofertas de varios clubes de mi país y elegiré lo que más me convenga.
-El objetivo es llegar y triunfar en México seguramente, pero ¿volverías a Argentina si se presentará la oportunidad de jugar nuevamente aquí?
-Claro que si, 100% seguro, me encantó Argentina. Y si mi vuelta no se da como jugador, seguro regresaré de vacaciones (risas).
-¿Qué Antuane llegó a Argentina y que Antuane se va? Hablando futbolísticamente y como persona.
-Llegue lleno de ilusiones, con muchos deseos de hacer bien las cosas. Y me voy convencido de que tengo capacidad para lograr cosas importantes en el fútbol. En cuanto a lo humano, crecí rapidísimo y me voy más completo. Hay una palabra que siempre la dejamos de lado: valor. El valor de las cosas, cuando estás lejos de tu tierra y de tu gente aprendes a valorar todo de otra manera.
¿Qué cuenta pendiente te quedó por hacer acá?
-Jugar en Boca Juniors (risas).
¿Cuánto se valora en México tu experiencia en el fútbol argentino?
-La verdad desconozco, pero mientras la valore yo…Seguro que la haré pesar en muy poco tiempo.
-Jugaste con muchos jugadores argentinos en tu carrera en el fútbol mexicano. Nombrame los más destacados y alguna anécdota sobresaliente con alguno de ellos.
-Matute Morales, Chaco Giménez, Pipi Romagnoli y Patito Raymonda, entre otros. Matute, sin dudas, es el mejor jugador argentino que eh visto en México ¿Anécdota? Bueno, Matute decía que si quieres hacer cosas grandes debes preocuparte por realizar bien las chicas. Esa frase me quedo grabada, la dijo en un asado, y tiene razón…
-¿Seguís en contacto con alguno de ellos?
-Es muy difícil. Como estamos en constante movimiento, no es fácil, pero alguna que otra vez un e-mail nos mandamos.
-¿Qué nivel encontraste dentro del fútbol de Chascomús?
-Hay buen nivel, aprendí mucho y me gustó estar aquí.
-¿La preparación física que has tenido aquí la considerás clave para poder tener un primer semestre del año próximo bueno?
-Seguro, voy muy bien en ese aspecto. Tengo que reconocer que Alfredo Menchacabaso es un capo de la preparación física. Diríamos que estoy 9.5, me falta muy poco para llegar al punto que pretendo y antes de irme lo lograré.
-¿Se te ocurrió llevarte a alguien para que juegue con vos en México?
-Mira, hice muchos amigos y la verdad que hay pibes muy buenos, con mucha capacidad, pero ya ahí no me toca a mi decidir. Por mi los llevaría encantado…
-En tu opinión y conociendo ahora ambos países, ¿qué le falta al jugador mexicano para triunfar en Argentina? Porque en los últimos años ni Alberto García Aspe ni el Pájaro Hernández ni Mario Méndez pudieron sobresalir aquí.
-Nos falta hambre y pasión. También debemos dejar de lado el tema dinero y jugar por que llevas el fútbol en la sangre. Además, los futbolistas mexicanos tenemos que quitarnos la venda de inferioridad de los ojos.
-¿Crees que pasa por lo futbolístico o por las costumbres del jugador mexicano?
-Todo viene desde las inferiores. Quizás deba trabajarse mejor en las fuerzas básicas, aunque en los últimos años empezaron a trabajar mejor en ese aspecto. Igualmente, yo creo que jugador de fútbol se nace.
-¿Cómo ven en México al jugador argentino?
-Con gran capacidad, mucho carácter y buena técnica. Fijate que siempre encontramos muchos jugadores de Argentina en el fútbol de mi país.
-¿A favor o en contra de nacionalizar jugadores argentinos para el seleccionado mexicano?
-Si van a aportar algo distinto bienvenidos sean. Realmente me es indiferente el tema.
-¿Qué prototipo de jugador armarían una mezcla del jugador argentino con uno mexicano?
-Uno técnico, ordenado, que maneja bien los tiempos, con mucha entrega, que mete y corre todas las pelotas y que es líder, que siente el escudo al cual esta defendiendo. Imagínate tener once jugadores así (risas).
-¿Qué sueños te quedan por cumplir dentro del fútbol como jugador profesional?
Jugar en la selección nacional mexicana.

La noche ya era testigo de la entrevista y el fuego del asado que nos esperaba más tarde se reflejaba detrás del amplio ventanal de la cabaña. El tractor había quedado inmerso debajo de la luz de la luna. Pero la fuerza de los sueños y las experiencias de vida seguían surgiendo en cada instante de la charla. Divertida, chispeante y amigable fue la resultante del encuentro entre Antuane y Explosión Deportiva. Es que así es este muchacho llegado de la tierra de los mariachis y el buen tequila. Un ser que busca sus sueños con fuerzas y fiereza, tal como él quiere reflejarlo con ese inmenso tatuaje de un tigre embravecido que lleva en su torso (además tiene otros tres tatoos grabados en su cuerpo). Así como juega, vive, a mil, sin pausas y metiéndole ganas para lograr sus anhelos.Cursiva La experiencia en Argentina seguramente valió la pena para Hachita ¿O no manito?


Ping-Pong

¿Asado o burritos mexicanos?
Muy difícil… Asado
¿Cerveza Corona o Quilmes?
Corona (risas)
Diego Maradona. Un concepto de él como jugador y como técnico
Como futbolista el mejor, como entrenador no es lo mismo. Es diferente tener la pelota que gritar que la tengan (risas)
¿Hugo Sánchez o Ricardo Lavolpe?
El macho Hugo Sánchez
Describe en pocas palabras a tu Veracruz y haz lo mismo con Chascomús
Veracruz es un bello ambiente turístico y Chascomús es muy lindo, tiene paz y tranquilidad
Un espejo dentro de tú puesto en Argentina y otro de México
Sebastián Battaglia de Boca Juniors y Pavel Pardo de América de México
Elegí el jugador top hoy en día en Argentina y en México
Juan Román Riquelme y Cuauhtémoc Blanco, que regresa.






Ficha Técnica:

Nombre completo: Cristian Antuane Álvarez Del Prado
Lugar y fecha de nacimiento: Orizaba, Veracruz, México, el 6 de junio de 1985.
Apodo: Hachita
Carrera futbolística:
Tercera división de Atlas Guadalajara; tercera, segunda y reservas de Estudiantes de México; tercera de Atlético Boca del Río; tercera Inter de Xalapa; segunda de Tiburones Sporting Club; reservas de Tiburones Rojos de Veracruz; segunda de Tiburones Blancos de Xalapa; segunda y primera a Albinegros de Orizaba; segunda de Jaguares de Tabasco; primera de Tiburones Rojos de Coatzacoalcos, primera de Tiburones Rojos de Veracruz y Atlético de Chascomús, Argentina.



Redacción: Claudio Darío Aimar
Fotos: Claudio Aimar y colaboración de Antuane Del Prado.
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

miércoles, 14 de octubre de 2009

¡¡¡Que no ni no, Sudáfrica, allá va Argentina!!!

El equipo de Diego Armando Maradona jugó con personalidad e inteligencia y se llevó de Montevideo el boleto para el Mundial del próximo año en tierras africanas. Fue una victoria histórica por 1 a 0 sobre Uruguay con gol de Mario Bolati, quien hacía instantes había ingresado al campo de juego. Juan Sebastián Verón fue la figura de una alineación que tuvo varios picos altos, fundamentalmente en su zona defensiva. En diciembre será el sorteo para la Copa del Mundo y allí se sabrán los tres rivales del grupo de la selección albiceleste.

Primero hay que saber sufrir para luego gozar. Y vaya que calza justo hoy esta frase. Porque hubo que transpirar y batallar mucho para conseguir el pasaje para la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010. Pero Argentina finalmente puede respirar tranquila y festejar su estadía en tierras africanas el próximo año. Había que verlos a Diego Armando Maradona y Carlos Salvador Bilardo, abrazándose, llorando y gritando toda la angustia contenida, luego de mil y un cruces dialécticos que hubo entre ellos. Se fundieron en un festejo como nunca lo hicieron, ni en el ´86 se los vio tan emocionados y llenos de bronca y resentimiento hacía la prensa. Entonces, habrá que concluir que la relación entre el 10 y el Doctor es como un matrimonio, de esos que tienen muchos problemas pero que en el fondo se tienen un aprecio mutuo y profundo. La selección albiceleste tuvo que transitar por un camino lleno de espinas para llegar a su objetivo. Pero, finalmente, lo logró. Y hoy, Diego planteó el partido más inteligente de su gestión, poniendo en cancha un equipo compacto, corto entre líneas y que fue inteligente para jugar con los dos resultados que tenía a su favor. Casi no atacó Argentina, podríamos decir que el gol de Bolati fue su única llegada profunda en todo el encuentro. Sin embargo, mostró atributos para llevarse el triunfo por ser segura en defensa y manejar el balón con corrección hasta tres cuartos, con el cerebro de Juan Sebastián Verón como abanderado y puesto en función del equipo.
Como bien lo dijo Verón luego del triunfo, no se debe festejar este pasaje a Sudáfrica, pero si hay que desahogarse por tanta angustia contenida. Todavía en el campo de juego, el capitán de Estudiantes de La Plata declaró lo siguiente: "Todo esta mal en la Selección y no podemos festejar esta clasificación. Hay que mejorar para que podamos divertirnos dentro de una cancha y no sufrir los partidos". Contundente, sensato, líder sincero y franco de la Argentina. Esta histórica victoria frente a Uruguay en el Centenario no puede meter bajo la alfombra tantas cosas mal hechas durante este proceso. Empezando por los dirigentes, siguiendo por el manager y cuerpo técnico y terminando en los jugadores. Habrá que barajar y dar de nuevo. Maradona fue muy irrespetuoso en la Conferencia de Prensa post partido ante los uruguayos, usando términos por demás descomedidos y desubicados. Tomó como rival al periodismo y no hizo casi ninguna autocrítica sobre sus inmensos errores como técnico del seleccionado argentino. Se ruega desde aquí que sus palabras hayan sido producto del desahogo, la euforia y la calentura, sino lo de Diego es inentendible... Más allá de que hoy haya logrado su máximo logro desde que se calzó el buzo albiceleste.
Entrando en la crónica y el análisis exhaustivo del juego, Maradona colocó un claro 4-4-2, con cuatro centrales en la última línea: Otamendi, Demichelis, Schiavi y Heinze. En ese orden se plantaron atrás, y más allá de algún descuido del Flaco de Newell´s, todos respondieron con acierto, fundamentalmente Demichelis, de gran partido en el Centenario. En el medio fue muy bueno lo de Javier Mascherano, retornando al nivel que lo llevó a ser el capitán de la selección. Lo de Verón ya se dijo, claro para manejar los tiempos, sabio para jugar en corto y entretener el balón ante la desesperación de Uruguay y clave para que el equipo se defienda con la pelota. Hasta tuvo tiempo de intervenir en el gol La Brujita, porque el balón le cayó a él luego de un tiro libre, le pegó al arco, rebote en un jugador charrúa y la pelota le quedó mansita y servida para que Mario Bolati acomodara su píe y con toda su elegancia la ponga abajo, pegada al palo izquierdo del arquero Néstor Muslera.
El partido se jugó sin arcos, todo fue disputado a dientes apretados en el medio y hubo mucho resguardo defensivo de parte de los dos seleccionados, jugando en Montevideo ambos, pero con una oreja y media en Santiago, donde Chile le dio una mano a los dos y venció a Ecuador por 1 a 0 (con gol de Humberto Suazo, que fue el goleador exclusivo de las Eliminatorias con 10 tantos). El juego fue deslucido, malo, chato. Pero Argentina mostró carácter y personalidad para imponerse en la lucha del Río de La Plata y llevarse su boleto a la Copa Mundial. No fue bueno lo de Lionel Messi (nuevamente, y van...) y lo de Gonzalo Higuaín fue aceptable solo en los primeros minutos. Sin embargo, hoy se jugaba en el Centenario la clasificación y el plan de Diego fue hacer que el partido no se juegue, se luche. Uruguay, lejos de ser un equipo con luces, solo apretó levemente en los primeros minutos del primer tiempo. Luego, cero. ¡¡¡Nada!!! Ni Diego Forlán, ni Luís Suárez, ni ninguno aportó claridad al fútbol charrúa. Nunca hubo sensación de que Argentina podía perder el partido. Y eso se debió al planteo argentino, pero también a la inoperancia uruguaya, a la cual le pesó la responsabilidad de lograr un triunfo para ir directo a Sudáfrica.
Volviendo al comienzo y al abrazo Maradona-Bilardo, que esa unión que se vio en ese festejo se traslade al trabajo diario. Que el manager y el DT no tengan más cruces y que a partir de ahora se tenga el objetivo bien claro: planificar e idear un grupo laboral que sepa llevar a la Argentina a jugar mejor, a ser ordenada y que tenga aspiraciones de lograr el Campeonato del Mundo de 2010. La clasificación ya la tenemos, el orden, la prolijidad y las ideas sensatas aún están muy lejos. Habrá tiempo de elaborar los elementos que nos lleven por esos caminos de gloria que se aspiran lograr. Ojalá que a partir de este triunfo se produzca una refundación de este ciclo celeste y blanco, que sea el punto de partida para mejorar todo lo mal que se hizo hasta ahora. Ya se habla de sumar al cuerpo técnico a Antonio Mohamed, Fernando Gamboa y el tan reclamado por Maradona: Oscar Ruggeri. Si es para sumar, serán bienvenidos. Otra cosa, fuimos el equipo número 22 en clasificar a Sudáfrica, cifra (el loco en la quiniela) que simboliza la locura que se vivió en los festejos de la delegación del equipo argentino. Que esa bronca desmedida de Maradona y todo el plantel sirva para que se unan en búsqueda de un objetivo común. Así como lo hizo aquel equipo de México 1986, logrando el título mundial. Que se repita el próximo año...
Mientras tanto, Uruguay deberá jugar el repechaje ante Costa Rica (hoy clasificó directo Honduras y Los Ticos disputarán la repesca ante los charrúas), el 14 y 18 de noviembre. Tarea para los de la otra orilla... Nosotros, los argentinos, ya podemos ir viendo hospedajes para el Campeonato del Mundo, porque más allá de haber sufrido hasta la última fecha, jugaremos el Mundial. ¡¡¡Que no ni no, Sudáfrica, allá va Argentina!!!


El uno por uno de la Selección Argentina:

Sergio Romero (6): A pesar de que Uruguay no llevó casi nunca peligro a su valla, se mostró seguro en los centros que cayeron a su área. En su debe quedan varios saques malos con los píes.
Nicolás Otamendi (6): Excelente en el anticipo y en cerrar su lateral. Muchas veces termino cerrándose mucho y dejaba algún hueco en su punta. Sin embargo, cumplió en una función que no es la suya. Con la pelota en los pies le costó bastante.
Martín Demichelis (8): El punto más alto de la defensa. Seguro de arriba y de abajo. Rápido y con carácter para afrontar los cruces y cada centro aéreo. Fue el primer marcador central, y una garantía para todos.
Rolando Schiavi (6): Jugó de segundo central, hecho que no lo favoreció mucho. No ha transitado mucho en su carrera ese sitio. Tuvo un error puntual en una salida que pudo costar un gol en contra. Remate débil, contención de Romero y respiró aliviado El Flaco. Exceptuando esa jugada puntual, su rendimiento fue bueno e importante en la fricción, tanto por abajo como por vía aérea.
Gabriel Heinze (7): Tantas veces criticado, hoy el Gringo jugó con temperamento y cerró su lateral con candado. Además tuvo tiempo para proyectarse algunas veces en ataque de manera correcta.
Jonás Gutiérrez (5): No fue claro nunca con la pelota en los píes, pero aporto lucha y despliegue en mitad de cancha.
Javier Mascherano (7): Volvió el Jefecito. Quitó mucho en el medio, volvió a comerle los talones a los rivales y jugó el balón con mucha prolijidad.
Juan Sebastián Verón (8) (Figura): Manejó los hilos del equipo. Simple y llanamente eso. Se jugó al ritmo que el quiso. Generalmente tocó mucho en corto y se hizo patrón como lo hace en Estudiantes. Luego, fuera de la cancha, también fue la figura de la noche, cantó la justa sobre la situación de la Selección Argentina: hay que trabajar mucho y hacer cambios profundos para intentar el tercer Campeonato del Mundo de mayores del fútbol argentino.







Angel Di María (6): Arrancó muchas jugadas de manera sobresaliente y las terminó muy mal. Pero mostró despliegue y carácter para pedir el balón siempre y encarar, muchas veces a ciegas, a la dura defensa uruguaya.
Lionel Messi (4): Nuevamente perdido en ofensiva y sin mostrar una pizca siquiera de rebeldía. Parece increíble verlo deambulando por la cancha cuando juega para Argentina. Hoy el entrenador no planteó un partido que le calce a su juego. Sin embargo, él no hizo mucho como para engancharse en el juego aguerrido que mostró el seleccionado.
Gonzalo Higuaín (5): Jugó de espaldas al arco y eso no le permitió tener el tiro franco de frente. No pateó con peligro a la valla uruguaya nunca, pero fue importante para aguantar el balón en los primeros minutos del primer tiempo, cuando Uruguay intentó un débil hostigamiento sobre el marco de Romero.

Ingresaron:
Luciano Monzón (5): Jugó los últimos quince minutos por Di María. Cumplió.
Carlos Tévez (6): Aguantó la pelota y se mostró participativo en ataque. En lo poco que jugó, mostró más ganas que el insulso Pulga Messi.
Mario Bolati (7): Convirtió el gol de este histórico triunfo con una definición digna de su manual, con elegancia y toque fino. El rubio volante de Huracán es una variante de lujo para el mediocampo argentino.


Redacción y puntajes: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

sábado, 10 de octubre de 2009

Nos costó un Perú, pero Palermo consumó una nueva hazaña y por ahora estamos adentro de la Copa del Mundo

Argentina sufrió enormemente para poder derrotar al seleccionado de José Del Solar. Fue victoria por 2 a 1 bajo una tremenda lluvia, en tiempo de descuento y con otra aparición histórica del rubio delantero de Boca Juniors, emulando al gol de Ricardo Gareca en las Eliminatorias de 1985 y que nos llevó luego al título de México 1986. Había abierto el marcador Gonzalo Higuaín y a los 45 del segundo tiempo empataba Hernán Rengifo. El equipo de Diego Armando Maradona jugó muy mal pero por ahora con este triunfo se está clasificando directo para Sudáfrica 2010. Se define todo el miércoles, cuando enfrentemos a Uruguay en Montevideo.

Las agujas del reloj corrían tan rápido que casi no podían verse, la angustia recorría cada cuerpo de la patria futbolera y Sudáfrica quedaba cada vez más lejos para Argentina. Sin embargo, el muchachito de la película, Martín Alejandro Palermo, entró nuevamente en escena, como en tantas otras oportunidades de su carrera, y con un toque de zurda debajo del arco puso el 2 a 1 definitivo en tiempo de descuento y bajo una intensa cortina de agua bendita que caía desde el cielo, devolviéndonos así la sonrisa y consumando otra epopeya Monumental, esta vez en el mismísimo estadio de River, que terminó coreando su nombre. Es indudable que este hombre que hoy dejó la casa número 9 para lucir la 18, es un elegido, un ser humano tocado con la varita mágica de las hazañas. Y su gol fue casi un calco al que se vio en 1985, en las Eliminatorias para el Mundial de 1986, cuando Ricardo Gareca (otro delantero, rubio y alto) puso el 2 a 2 ante Perú en la boca del otro arco donde esta tarde consumó el milagro el titánico atacante de Boca Juniors. Esta vez este grito no asegura aún un cupo para Sudáfrica, pero cualquier similitud con ese recuerdo nos invita a soñar. Porque ese tanto del Tigre, hace 24 años atrás, luego nos llevó a la Copa del Mundo que el equipo que dirigía Carlos Salvador Bilardo ganó en México. Aquella vez la empujó el actual entrenador de Vélez después de una corajeada de Daniel Passarella, y en esta oportunidad fue el turno de Martín Pescador, quien mandó la pelota a la red tras un tiro de Federico Insúa. Un gol made in Xeneise.
Antes y después de la nueva hazaña del Loco, la selección Argentina no había mostrado casi nada. Y ese gol de Hernán Rengifo que colocó el 1 a 1, cuando el reloj marcaba el minuto 45 del segundo tiempo, dejó mudo al Monumental. Sin embargo, si hablamos de merecimientos no era descabellado el empate. Perú había hecho innumerables méritos para lograr la paridad en el tanteador. En el complemento, el equipo del Chemo Del Solar fue superior a la Argentina e inquietó en varias oportunidades al arquero Sergio Romero, quien tuvo una muy buena noche. En la parte inicial, los visitantes habían esperado bien atrás como arma estratégica prediseñada. En ataque, nada. Pelota, campo y posesión mayoritaria del balón eran propiedad del conjunto de Maradona. Sin embargo, esa tenencia de pelota carecía de profundidad y claridad para manejar esa circunstancia en el juego. Pablo Aimar nunca entró en sintonía y perdió varios balones. Mientras que Lio Messi intentaba con maniobras individuales suplir la falta de juego colectivo de la selección nacional. Lo mejor de la Pulga se vio en el primer tiempo, aunque su actuación no paso de discreta y su prestación positiva para con el equipo fue en declive a medida que pasaban los minutos del partido.
En la parte complementaria, el adelantamiento de Perú benefició a la selección solo en una jugada puntual: la del gol de Gonzalo Higuaín, la del 1 a 0. Con más espacios, Pablo Aimar (en su única jugada destacada del juego) colocó una asistencia milimétrica para el delantero del Real Madrid, quien definió con un tiro cruzado, al palo derecho de Leao Butrón. De ahí en más, el equipo de Maradona padeció de miedo escénico. Se refugió muy atrás, renunció al ataque casi por completo y la línea de tres que había instaurado Diego desde el vestuario desapareció (Palermo entró por el improductivo Enzo Pérez, se adelantó Jonás Gutiérrez y se atacó por algunos minutos con tres puntas). Ingresó Martín Demichelis por Higuaín para jugar de lateral derecho y se volvió a defender con cuatro jugadores. Es increíble que el equipo se tirara tan atrás ante este Perú, muy lejano en calidad de jugadores y nivel colectivo de otros tiempos de gloria del país incaico. Entonces, la pelota la manejaba Perú, con Juan Vargas y Roberto Palacios (ingresó por Nolberto Solano y el Chorri y Ñol se despedirían así de la selección de su país). Aimar siguió desaparecido, más allá de su ya mencionada participación vital en el gol de Higuaín. Messi cada vez era menos importante (por ser leve y no decir que no la tocaba...) y Gutiérrez y Ángel Di María no pesaban en el juego por las bandas. Jugando así, irremediablemente el empate era una sensación muy perceptible en el ambiente del Monumental. Los gritos de la gente (antes de la paridad peruana) eran hostiles hacia los jugadores, pidiendo más garra y reclamando un mayor protagonismo en el juego de la selección nacional. Pero ni los cánticos ni las indicaciones de Maradona (pocas, pero algunas dio) hicieron reaccionar a este equipo. Y tras un corner, la pelota le cayó a Palacios, este tiró un preciso centro para Rengifo y el delantero que había ingresado en el segundo tiempo cabeceó con una insólita soledad para decretar el 1 a 1.
Parecía que todo se acababa allí, las calculadoras echaban humo de tantos cálculos matemáticos y Sudáfrica 2010 nos tenía en zona de repechaje. Pero el optimista del gol, ese que tan bien definió Carlos Bianchi alguna vez, tenía otros planes para esta jornada. Ya bajo una intensa lluvia, la Argentina fue a ciegas a buscar los tres puntos. Luego de un centro de Di María, la pelota le cayó al Pocho Insúa (había entrado por Aimar), este pateó al arco, su disparo pegó en un peruano y fue magnetizada, seducida y piropeada por Palermo, el enamorado del gol, para que le cayera en su botín izquierdo. Toque debajo del arco a lo Gareca en 1985 y delirio total del público argento. Ya no importaba nada. Ni los malos 90 minutos que jugó otra vez la selección. Ni los cantos hostiles. Ni la falta de identidad de juego de la que sigue careciendo este equipo. Ni... Nada, ya no importaba nada. Solo había que gritar y disfrutar el grito del goleador de Boca, ya sin remera y agradeciendo al cielo por esta nueva hazaña personal, que conlleva consigo una milagrosa victoria del equipo argentino. Había que verlo a Maradona festejando como un jugador, como un nene, chapoteando bajo la lluvia y haciendo patito, tirado de panza en el césped mojado por la cortina incesante de agua que caia. Y había que ver el grito de la gente. Eufórica, desaforada, feliz, aliviada... En definitiva, ya se podrán analizar bien los detalles del juego. Lo que importa ahora son estos tres puntos vitales que nos dejan, al finalizar esta anteúltima jornada de eliminatorias, en el cuarto lugar, en el vagón del fondo de los que van directo al Mundial 2010 de la zona sudamericana. Ahora a pensar en Uruguay, el miércoles en Montevideo. Si empatamos estamos adentro de Sudáfrica (solo una tremenda goleada de Ecuador en Chile impediría que con ese resultado no entremos derecho). Maradona, muchachos, a idear bien el choque ante los charrúas entonces. Diego deberá mostrar por primera vez alguna pizca de sapiencia para plantear bien un partido de visitante. Ser inteligente para lograr una estrategia acorde al objetivo que se proponga. Y ser sabio para jugar el encuentro en la zona que más le convenga a la Argentina. Será una indudable guerra futbolera del Río de La Plata. Habra que jugarla con el cuchillo entre los dientes. Y Palermo, el muchachito de la película, por las dudas, estará atento para ver si filma otra parte más de su vida cinematográfica. Como alguna vez convirtió un gol con los ligamentos rotos (jugando para Boca ante Colón, en Santa Fe), hoy lo hizo con su nariz sangrando y, quizás, con su tabique nasal roto. Un real gladiador, un Titán...

El uno por uno de Argentina:
Sergio Romero (7):
En el segundo tiempo fue llamado a intervenir en más de una ocasión. Tapó un mano a mano ante Juan Vargas, y anteriormente le había sacado un remate al mismo ex jugador de Colón de Santa Fe. Otra actuación positiva del arquero que actua en Holanda. Como para confiar en que los guantes de la selección estan en buenas manos.
Jonás Gutiérrez (4): No pesó como lateral derecho y mucho menos como volante por ese sector, cuando Maradona lo ubicó allí en el segundo tiempo. No fue muy atacado por su zona y sin embargo no tuvo demasiado protagonismo en ataque con sus habituales corridas de Galgo.
Rolando Schiavi (4): Cuando Perú se adelantó en el complemento, Rolo tuvo algunas dudas. Revoleó demasiado la pelota y no dio la seguridad que se esperaba de él.
Gabriel Heinze (4): Desordenado como siempre y sin muchas luces para cubrir los huecos en defensa.
Emiliano Insúa (5): Sin descollar, fue lo mejor de la defensa. Correcto en la marca y con alguna excursión en ataque en el primer tiempo. En el complemento se limitó a defender y casi no se sumó en la búsqueda ofensiva. Tiene crédito para seguir siendo el lateral izquierdo.
Enzo Pérez (4): Empezó bien. El primer tiro al arco argentino fue de él. Sin embargo, con el correr de los minutos, su actuación fue bajando hasta desaparecer por completo del circuito ofensivo nacional. Fue reemplazado por Palermo en el entretiempo.
Javier Mascherano (4): No jugó bien, pero al menos intentó imprimirle algo de caracter al equipo. Igualmente, estuvo errático en los pases y sin peso para cortar el juego peruano en el medio, fundamentalmente en el segundo tiempo. Aplazado.
Ángel Di María (5): Lo mejor del volante del Benfica de Portugal se vio en el PT. Allí pudo entrar más en contacto con la pelota y realizar alguna corrida, abriendo la cancha correctamente por la zona izquierda. En el complemento bajó mucho su nivel, pero tiró el centro para Insúa, que luego derivó en el tanto de Palermo.
Pablo Aimar (5): No se escondió nunca, pero tampoco estuvo en sintonía fina en ningún momento del partido. O si, en uno puntual, en la deliciosa asistencia para el gol de Higuaín. Eso lo salvó del aplazo.
Lionel Messi (5): Quiso con jugadas individuales suplir el mal mayor de este equipo: su falta de juego colectivo. Lo logró pocas veces, pero en algunos intentos hizo pesar su gambeta. Casi convierte en el PT con un sablazo de zurda. Sin embargo, sigue a años luz de ser el que es en el Barcelona de España. Muy lejos esta áun de influir positivamente en el andamiaje ofensivo de Argentina. Debe jugar más en equipo y no caer siempre en gambetas egoístas.
Gonzalo Higuaín (6): Lindo gol del Pipita. Resolución rápida, tal como lo hace en el Real Madrid. Antes y después de ese gol, no gravitó mucho en el tramite del juego. Se perdió uno solo debajo del arco, en el primer tiempo.

Ingresaron:
Martín Palermo (8) (Figura): Su puntaje va directamente ligado al peso de su gol. Fue el mejor de la cancha. En tiempo recuperado escribió otra página de su película increíble. Se vistió otra vez con el ropaje de héroe y le otorgó a la selección tres puntos gravitantes en su lucha por estar en Sudáfrica. Estaba en el lugar indicado, en el momento justo. Como casi siempre lo hace el Titán de Boca Juniors.
Martín Demichelis (5): Entró para reforzar la defensa y se paró como lateral derecho. No desentonó, pero tampoco se destacó. Arriesgó en algunas salidas con pelota al pie. Seguramente será el lateral derecho ante Uruguay, el miércoles en Montevideo. Federico Insúa (6): Una linda pisadita y el tiro que derivó en el gol milagroso de Palermo. Por el tiempo que jugó, fue bastante grande su prestación para el seleccionado argentino.

Toda la locura de Diego en el grito loco del tanto de Palermo. Se tiró al piso e hizo patito con el césped mojado por la intensa lluvia que acompañó al partido en los minutos finales del juego en el Monumental. Luego del encuentro, a Maradona se lo escuchó feliz y confiado: "Ahora tenemos que ir a Uruguay a jugarnos la clasificación con total orgullo, vamos a tener que armarnos bien. Si nosotros les hacíamos cinco goles a Perú podíamos estar más tranquilos, pero la diferencia fue sólo de uno y ahora nos tenemos que jugar la vida. Tenemos que empezar a hacer cuentas”, contó Pelusa en la Conferencia de Prensa.






Redacción y puntajes: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

sábado, 3 de octubre de 2009

La música de Independiente sonó bajita, pero con empuje se llevó los tres puntos

El equipo de Américo Rubén Gallego cosechó un nuevo triunfo al vencer como local a Tigre por 2 a 1. Según el DT Rojo, al equipo "le fallaron los músicos". El Tolo, maestro de orquestas de este conjunto, dio la definición justa de la actuación de sus dirigidos. Porque Independiente jugó un partido bastante flojo de mitad de cancha hacía adelante. Nunca tuvo un sonido claro y nítido en ataque y, además, jamás se asociaron correctamente el tandem que compusieron Busse, Mancuello, Piatti, Gandín y Silvera. Solo mejoró un poco en ofensiva cuando ingresó Martín Gómez en la etapa complementaria. Y como prueba de ello basta con ver quienes convirtieron los goles del ganador: Walter Acevedo, a la salida de un tiro libre con un derechazo tremendo, y Carlos Matheú. El Tigre de Diego Cagna fue nuevamente una sombra de lo que hasta hace poco tiempo fue. Sin juego en mitad de cancha y muy inseguro atrás, evidenciando los problemas frecuentes que viene mostrando en este torneo. Esta versión desgastada del equipo de Victoria hizo que hoy por la noche sumara su sexta derrota consecutiva y que, por ende, se comience a pensar seriamente en que el ciclo de su entrenador está terminado. Solo destellos de Carlos Luna y poco más en el visitante. Justamente el Chino había puesto el 1 a 0, cuando Tigre parecía reaccionar de su pésimo presente. Sin embargo, fue un espejismo, solo una ráfaga, y la victoria y la sonrisa quedaron del lado Rojo. Y el Tolo Gallego, aunque diga que hoy no tuvo a sus músicos presentes, disfrutará de un fin de semana con melodías dulces. Es que para Independiente, la punta, ya no está tan lejana.

La Figura: Wálter Acevedo (Independiente) (7): Fue el más prolijo del medio Rojo y, además, marcó un golazo de tiro libre. De a poco se va metiendo a la gente de su equipo en el bolsillo, mostrando mucho sacrificio, orden y buena pegada en el centro del campo de juego. Con esos atributos, partido tras partido, se va transformando en el patrón del equipo de Américo Gallego.



Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

Sufrieron el mal de ausencias...

Colón y Banfield extrañaron mucho a sus delanteros goleadores, Esteban Fuertes y Santiago Silva respectivamente, y como lógica consecuencia de ello terminaron igualando 0 a 0 en Santa Fe. Ambos equipos no pudieron suplir la falta de tamañas ausencias y carecieron de peso ofensivo. Si alguno tuvo algún merecimiento por sobre el otro, ese fue el conjunto de Antonio Mohamed. Con tiros desde afuera del área pusieron en peligro en ciertas ocasiones a Cristian Luchetti, quien respondió de manera satisfactoria y se convirtió con sus atajadas en la figura de esta chata paridad de viernes por la tarde. Con esta igualdad, Banfield, con un partido más, se ubica a un punto del puntero Estudiantes. Mientras tanto, Colón se quedó con las ganas de festejar en su casa, aunque fue un poco más que su adversario, mostrando hoy en Ariel Garcé y Alejandro Capurro a sus mejores valores.


Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

jueves, 1 de octubre de 2009

Esta Argentina Ghana y Palermo encontró su lugar

La selección local superó por 2 a 0 a Ghana con dos goles del delantero de Boca. Después del partido, el Titán fue confirmado por Diego Armando Maradona como integrante de la lista de las Eliminatorias y se perfila para ser titular como nueve de área frente a Perú, el sábado 10 de Octubre. Es el segundo triunfo consecutivo del combinado casero, que había vencido hace unos meses a Panamá.

En medio de tantas tormentas que azotan en los últimos tiempos a la Selección Argentina, ganar, tener un buen primer tiempo y encontrar a alguien que pese en el área y convierta por duplicado, suena como una caricia al alma, como un bálsamo, como un oasis en medio de tanto desierto. Ese triunfo, aclaremos, se logró frente a una Ghana clasificada ya para Sudáfrica 2010, pero que hoy en la noche cordobesa no trajo a ninguno de sus interpretes más representativos, esos que juegan en el fútbol europeo (los 19 integrantes de la delegación que piso suelo argentino y que comanda el serbio Milovan Rajevac juegan en el fútbol de su país). Sin embargo, Martín Alejandro Palermo, ese rubio alto de mil batallas e infinidad de gritos de gol, hizo que Diego Armando Maradona vuelva a sonreír aunque sea por un rato, después de tantos días de angustia. No hay que exagerar, no hay que valorar más de lo debido esta victoria, pero si hay que destacar algunos puntos altos y ciertos aspectos positivos que dejó el choque ante las Estrellas Negras, como se la denomina a la selección africana. Un saldo a favor es que en dos presentaciones (la otra fue ante Panamá en cancha de Colón de Santa Fe hace unos meses atrás) el seleccionado local obtuvo sendos triunfos.
El grito del público de Córdoba (el historial dice que cada vez que Argentina jugó un partido en esta provincia lo ganó) a favor de Maradona antes del inicio del juego, fue el prólogo de lo que vendría: una noche dulce para Diego. Fundamentalmente en el primer tiempo, cuando el equipo tuvo un buen rendimiento, apoyado en la enorme tarea del trío Xeneize, Monzón-Insúa- Palermo. Los tres participaron de los goles argentinos. En el primero el Pocho puso un pase largo y medido para el lateral de Boca Juniors y este, de primera, colocó un centro perfecto que Martín Palermo mandó a la red con una volea de zurda espectacular. Triple encuentro de los zurdos del equipo de Coco Basile y los tres tocando con pierna izquierda sus intervenciones en esa jugada. ¿El segundo tanto de la selección? Monzón cede el balón a Insúa, centro perfecto de este y cabezazo bombeado del eterno guerrero del gol, del Titán del área rival. 2 a 0. Y en ese lapso de la etapa inicial estuvo lo mejor del triunfo ante Ghana. Esta Argentina versión local tuvo además a un Mario Bolati iluminado y clarito. Jugando, tocando y quitando. Hoy Maranga se pareció mucho al que brilló en Huracán en el Clausura pasado.
La clave del partido estuvo en jugar rápido por las bandas, habilitando las subidas de Enzo Pérez y Fabián Monzón, siempre pasando por la planta purificadora de fútbol de Insúa y Bolati. Así se aprovecharon, en el primer tiempo, los grandes espacios que dejaba este discreto (por no decir pobre...) equipo africano. Argentina se paró con un 4-3-1-2 bien definido, con el Pocho de enlace (ante Perú jugaría con el mismo dibujo y como titular de enganche estaría Pablo Aimar) y Gabriel Hauche y Palermo como atacantes. El de Argentinos Juniors jugando por las dos bandas y explotando su velocidad y su gambeta, y El Loco parado como nueve clásico. Ante esto, Ghana solo atinó a defenderse y a tratar de tocar el balón de manera prolija de tres cuartos en adelante, pero su traslado fue lento y el quite de pelota del equipo de Maradona era cosa sencilla. El segundo tiempo fue de decoración. Los cambios trastocaron la respuesta positiva de Argentina y las llegadas al arco contrario ya no fueron tantas.
La conclusión que deja este compromiso ante Ghana, más allá del resultado y del rival, es que hay algunos nombres que participaron de esta victoria que se ganaron un lugar para integrar la lista de citados para jugarse el boleto al Mundial a partir del 10 de Octubre, ante Perú y Uruguay. Esos nombres parecen estar claros: Palermo (ya confirmado por Maradona), Braña (casi no jugó ante Ghana pero va a estar), Enzo Pérez (de muy buen partido hasta que le aplicaron una plancha que lo dejó fuera del equipo en el entretiempo), Mario Bolati, Diego Pozo (como tercer arquero, detrás de Sergio Romero y Mariano Andujar), Federico Insúa y Fabián Monzón. De los que jugaron hoy, serían esos, en principio, los convocados por Diego para las Eliminatorias.
Dimes, diretes, cruces dialécticos entre Maradona y Bilardo... Todo eso sigue estando vigente y no puede esconderse bajo la alfombra de este triunfo. Sin embargo, ese abrazo entre el capitán Palermo y el ex propietario de esa cinta en la Selección Argentina, Diego Armando Maradona, fue un respiro entre tanta pálida y deja otra vez al Loco goleador de Boca en todas las tapas de los diarios. ¡¡¡Grande Animal!!! Le gritó El Diez al Nueve desde el banco, después de su segundo tanto. Es que el delantero de Boca es verdaderamente eso en el área: un animal. Otra vez apareció él, Martín Palermo, para darle pases a la red como tantas otras veces lo hizo en su titánica carrera de futbolista. Sin dudas, un optimista del gol, esta vez en celeste y blanco...

Partido Amistoso

Argentina (2): Diego Pozo (6); Ignacio Canuto (6), Rolando Schiavi (6), Matías Caruzzo (5), Fabián Monzón (8); Enzo Pérez (7), Mario Bolati (7), Leonel Vangioni (6); Federico Insúa (8); Gabriel Hauche (7), Martín Palermo (9). DT: Diego Armando Maradona.
Disposición Táctica: 4-3-1-2

Ghana (0):Philimon McCarthy (6); Lee Addy (4), Emmanuel Ansong (4), Ofosu Appiah (4), Daniel Yeboah (4); Francis Cofie (4), Edmund Owusu Ansah (5), Kofi N. Boakye (4), Frank Boateng (5); Mahatma Otoo (4), Obed Owusu (3). DT: Milovan Rajevac.
Disposición Táctica: 4-4-2

Goles: 28'PT Martín Palermo (ARG), 38'PT Martín Palermo (ARG)
Cambios: 0'ST Jesús J.D. Méndez (5) por Enzo N. Pérez, 0'ST Juan M. Insaurralde (6) por Rolando Schiavi, 0'ST Karimu Alhassan (5) por Mahatma Otoo, 0'ST Abraham Annan (4) por Francis Cofie, 0'ST Jordan Opoku (5) por Obed Owusu, 12'ST Mauro Boselli (4) por Martín Palermo, 12'ST Luis M. Rodríguez (5) por Gabriel Hauche, 12'ST Samed Oppong (5) por Kofi N. Boakye, 22'ST Rodrigo Braña (5) por Mario A. Bolatti, 22'ST Osvaldo N. Gaitán (6) por Federico Insúa, 28'ST Mahatma Otoo (5) por Frank Boateng, 43'ST Bright Allotey por Emmanuel Ansong
Amonestados: 26'PT Ofosu Appiah (Gh) , 37'PT Kofi N. Boakye (Gh) , 6'ST Frank Boateng (Gh) , 28'ST Mauro Boselli (ARG) , 45'ST Abraham Annan (Gh)
Estadio: Olímpico de Córdoba
Árbitro: Enrique Osses (Chile) (Mal)

La Figura: Martín Palermo (Argentina) (9): Volvió a ser titular en la selección luego de 10 años de ausencia. ¿Mucho? No, para nada. El Titán fue el de siempre, un goleador nato, de raza. Ese que en el área siempre gana. Y justo hoy, ante Ghana, no iba a ser la excepción... Golazo de volea en el primero y cabezazo ganándoles a todos en el aire en la segunda conquista. Y casi mete otros... De novela su actuación, tanto como su vida futbolística. Una vez más fue el muchachito de la película. Después de su labor ante los africanos, se perfila para ser el nueve grandote que acompañe a Lionel Messi ante Perú. ¿Será La Pulga un buen complemento para el delantero de Boca? Ojalá la tendencia de Lio de encarar por su cuenta hacía el arco rival no juegue en contra de los intereses de exitos de esta dupla de ataque que se perfila para jugar ante los dirigidos por el Chemo Del Solar. En ese compromiso vital para ir a Sudáfrica y que se va a jugar en cancha de River, ojala la actuación de Palermo también sea Monumental, como la de esta noche cordobesa...


Redacción y puntajes: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

sábado, 26 de septiembre de 2009

Puso Gamboa y salió de la mala

Chacarita Juniors venía de perder los cinco partidos que había disputado en el Apertura con Ricardo Zielinski como entrenador. Sin embargo, hoy con el debut del Negro Fernando Gamboa en el banco logró ganarle a Arsenal por 1 a 0, metiendo pierna fuerte y corriendo mucho. El partido fue muy malo, pero el triunfo del equipo de San Martín vale oro pensando en su recuperación para empezar a engrosar su promedio. El único tanto del encuentro lo convirtió Facundo Parra de cabeza, tras un tiro libre de Emanuel Centurión. La figura de la cancha fue Omar Zarif, incansable en la marca y proyectándose al ataque con criterio, decisión y a pura gambeta. Lo del conjunto de Jorge Burruchaga fue tan pobre y tibio que ni vale la pena comentarlo...


Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

viernes, 25 de septiembre de 2009

Taladrando la punta

Banfield fue un equipo compacto, solidario, esforzado y que además tuvo juego. De esa manera logró dar vuelta el resultado, llevándose así un triunfo por 2 a 1 sobre Newell´s que lo deposita, hasta el momento, en la punta en soledad del Apertura (tiene 14 puntos, contra los 13 de Central y Estudiantes, ambos con un partido menos). Los tantos fueron logrados a través del uruguayo Santiago Silva de penal y James Rodríguez, quien marcó un golazo desde afuera del área. Y lo que son las casualidades... El colombiano le había hecho uno idéntico a Central, en el Florencio Sola y en el mismo arco, por la cuarta fecha del Clausura de este año. Ese era hasta aquí su único grito oficial. Y hoy otra vez volvió a amargar a un club rosarino... Además, el pibe fue el mejor del partido, gracias a su constancia para pegarle siempre desde afuera del área y sus gambetas hacia adelante (en una de ellas le hicieron el penal que derivó en el primer tanto del club del Sur). Y de tanto sembrar, el extranjero que debutó más joven en el fútbol argentino cosechó los frutos marcando el delicioso tanto de la victoria del Taladro. Sin embargo, le costó al equipo de Julio César Falcioni ganar este partido, ya que los de Roberto Sensini jugaron un encuentro inteligente, complicando adelante con Jorge Achucarro y el grandote Boghossian (a este último le anularon un gol lícito por un supuesto fuera de juego). Incluso el club rosarino se puso adelante en el marcador con tanto de Cristian Sánchez Prette (remate de afuera del área que se le escurrió al Laucha Luchetti). De todos modos, Banfield mostró su chapa y fecha tras fecha va exhibiendo sus credenciales para pelear bien arriba el certamen: tiene solvencia atrás con el Gallego Méndez como líder de la defensa, juego en el medio con Walter Erviti (hoy jugó realmente bien) y James Rodríguez y te mata adelante con la dupla charrúa. Y a propósito de uno de ellos, fue bueno lo de Santiago Silva, siempre aguantando la pelota arriba y generando peligro con su potencia. Sin embargo, no puede corregir su indisciplina y su tonta manera de proceder en ciertas acciones. En la última jugada del partido, con el resultado a su favor y con el premio de ser el goleador del torneo, lo provocó a Rolando Schiavi y vio nuevamente la roja (también fue expulsado el Flaco por reaccionar). Conclusión: suma una nueva expulsión a su largo currículum y priva a su equipo de contar con él al menos por una fecha (seguramente le darán dos jornadas de suspensión). Pero eso solo fue una mancha para el Taladro. Que nadie le venga con eso ahora a su gente, esa misma que hoy sueña con el campeonato y que por ahora ve a todos los otros equipos desde la cima.


Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

Bichi-to picante y veloz

El Argentinos Juniors de Claudio Borgui te liquida con sus dos delanteros rápidos y goleadores: Gabriel Hauche, la gran figura de la noche con sus 3 goles y flamante convocado al seleccionado local, e Ismael Sosa, quien gritó una vez. Entre ambos construyeron en el segundo tiempo una resurrección futbolística y de resultado para el club de La Paternal. De esta manera, el conjunto visitante se llevó una victoria por 4 a 2 ante Godoy Cruz de Mendoza y se prende en la lucha por los puestos de vanguardia. El primer tiempo mostró al Bodeguero dominador en el score, pero no en el juego. Y ganó esa etapa por 1 a 0 con tanto de Daniel Vega. En el segundo tiempo, Argentinos fue desde el inicio un equipo práctico, punzante y certero. De este modo, Hauche aprovechó un error del arquero Nelson Ibáñez y puso el 1 a 1. Después enseguida se puso arriba con tanto de Sosa y aumentó otra vez el nuevo jugador de la selección de Argentina con una definición medida debajo del arco local. 3 a 1 y parecía definido. Sin embargo, se fue adelante el equipo de Diego Cocca y descontó a poco del final con un cabezazo de Leonardo Sigali que venció la estirada del debutante arquero chileno Nicolás Peric, quien pese a ir a buscar un par de veces la pelota adentro de su arco, fue clave para el triunfo de su club gracias a varias atajadas de buen calibre. Luego casi lo empata Leandro Torres con un sablazo delicioso desde afuera del área. Pero en una contra el intratable Hauche colocó el 4 a 2 final (quinto del delantero en el torneo) y el cuadro de Borgui de esta manera hilvanó su tercer triunfo consecutivo y quedó a dos unidades de Banfield, por ahora el único líder del certamen.


Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

jueves, 24 de septiembre de 2009

A-Ro-Ro mi niño...

San Lorenzo durmió a Cienciano en el Nuevo Gasómetro con una iluminada noche de la dupla atacante Ro-Ro, Romeo-Rovira. Bernie, la figura del partido, gritó dos veces (con sendas asistencias de su ladero en la delantera) y el chico de 21 años nacido en Santo Tomé, Corrientes, convirtió el restante. De esta manera se consumó el 3 a 0 que deja al Ciclón en las puertas de la clasificación a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana. El resultado fue justo y la gente azulgrana se entusiasmó con el nuevo espíritu ofensivo del conjunto de Diego Simeone. La revancha será el próximo miércoles en la altura de Cuzco, Perú.

Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

No estuvo a la altura

Lanús cayó sin atenuantes por 4 a 0 ante la Liga de Quito a 2800 metros del nivel del mar. El equipo de Luís Zubeldía fue superado de principio a fin por el conjunto ecuatoriano y tiene un pie afuera de la Copa Sudamericana. Los goles fueron convertidos Claudio Bieler, la figura del juego, en tres ocasiones (uno de penal) y Edison Méndez (desde los doce pasos). El Granate terminó con nueve jugadores por las expulsiones de Santiago Hoyos y Adrián Peralta. La revancha será la próxima semana en el Sur.




Redacción: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Con el último aliento

Vélez supo cambiar a tiempo y se llevó una victoria sobre la hora por 3 a 2 sobre la Unión Española de Chile, en el marco de los Octavos de Final de la Copa Sudamericana. Si antes del partido les preguntaban a los hinchas del Fortín si firmaban este resultado, todos iban a contestar con un rotundo no, ya que los dos tantos de visitante del club trasandino complican. Sin embargo, si se tiene en cuenta que hasta los 43 minutos del segundo tiempo el marcador indicaba un 1-2 para los de Liniers, el triunfo tiene gusto a hazaña y fue conseguido con el último aliento y mucho sudor. En buena parte del cotejo los dirigidos por Carvalho complicaron mucho con el trío made in argentino: David Ramírez, Raúl Estévez y Gustavo Canales. Entre los tres convirtieron en endeble a una defensa que casi siempre suele mostrarse compacta. Muchas dudas en Domínguez y Otamendi, y error de Montoya en salir tan apurado en la segunda conquista de los visitantes. La noche del José Amalfitani comenzó con Vélez mandando en el marcador, pero no en el juego. Hernán López puso el 1 a 0. Pero David Ramírez igualó enseguida. Y en el comienzo del segundo tiempo, una corrida con gambetas en velocidad y asistencia incluidas de Ramírez culminó en el gol de Pipa Estévez, con una definición precisa ante la ya mencionada salida apurada de Germán Montoya. Ante esto, el cuadro de Ricardo Gareca no encontraba respuestas en cancha. Sin embargo, el entrenador es un Tigre, un sabio en esto de cambiar partidos desde sus cambios. Adentro Leandro Caruso y Rolando Zárate, afuera Waldo Ponce y Jonathan Cristaldo. Y ellos dos cambiaron el tanteador del partido. Remate de Caruso, palo y rebote para el empate en contra de su propia valla de Diego Rosende. Y tiro libre de Maxi Moralez, cabezazo al medio del área y aparición goleadora del Roly para el 3-2 definitivo, heroico y aliviador. Vélez quiere afrontar los dos torneos a la vez con el mismo equipo, o al menos eso manifestó hace unos días su DT. Pero los kilómetros recorridos empiezan a hacer mella en algunos jugadores, aunque ese plus de amor propio y la muñeca de Gareca para mover la banca sacaron a flote un compromiso más que difícil ante Unión Española.

La Figura: Rolando Zárate (Vélez Sarfield) (8): Su ingreso revitalizó a los dirigidos por Ricardo Gareca y su aparición voraz y goleadora en el instante final del partido hizo que el resultado adverso se convierta en triunfo. Además, le quitó el premio de mejor jugador de la cancha a David Ramírez, hasta la aparición del Roly, el mejor por escándalo.


Redacción y puntaje: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

viernes, 18 de septiembre de 2009

No merecieron el cero

Rosario Central y Banfield siguen invictos y esta noche jugaron un partido entretenido, de pierna fuerte y con situaciones en ambos arcos. Sin embargo, terminaron igualando 0 a 0 en el Gigante de Arroyito. El conjunto de Ariel Cuffaro Russo cosecha 13 puntos y ahora comparte la punta con Estudiantes de La Plata. Mientras tanto, el club del Sur continua a 2 puntos de la cima.

Contundente

Estudiantes de La Plata fue certero a la hora de definir y de esa manera venció como visitante 4 a 1 a un Huracán que tuvo más la pelota pero no supo concretar esa posesión en el arco de enfrente y sufrió serios errores defensivos. Juan Manuel Salgueiro, Mauro Boselli, Enzo Pérez y Maximiliano Núñez marcaron para el ganador, mientras que Patricio Toranzo hizo el único tanto del club de Parque Patricios. El conjunto de Alejandro Sabella llegó a los 13 puntos y por el momento comparte la punta con Rosario Central.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Lo tapó el agua

River perdió ante Lanús por 1 a 0 en el Sur bajo una intensa lluvia. De esta manera se quedó eliminado de la Copa Sudamericana. Para colmo de males, el tanto del equipo de Luís Zubeldía lo marcó el paraguayo Santiago Salcedo,
ex jugador del conjunto Millonario. La continuidad de Néstor Gorosito como entrenador del club de Núñez pende de un hilo. Además, Pipo fue muy maltratado por la parcialidad local.

La lluvia incesante, fría y copiosa cae frente a sus ojos. El hombre de rulos mojados y de seño fruncido no la advierte. Permanece con la mirada perdida y preocupada rumbo a un horizonte no conocido. Esa persona es Néstor Raúl Gorosito, entrenador de este River que ni siquiera respeta los colores que lo identificaron durante toda su historia. Su casaca gris plomiza, es un fiel reflejo de su presente. Más claro échele agua... Y eso fue lo que sobró en el Sur. La tormenta que azotó la zona durante todo el encuentro también se asemeja al momento del conjunto de Núñez, que vive hace años bajo un temporal permanente. Y ante todo este escenario, vale una pregunta: ¿habrán sido los últimos 90 minutos de Pipo como DT Millonario? En los pasillos se rumorea que lo aguatarían un poco más, esperando a ver que pasa ante Arsenal el domingo. Pero esta eliminación, sin respuestas futbolísticas ni anímicas de ningún tipo, podría acelerar los tiempos... Encima de esto, Pipo fue muy maltratado por la tribuna local, que colocó carteles muy hirientes contra su persona (esta reacción se debió a viejos dichos del director técnico en favor de Banfield).
Lanús fue el que manejó el balón durante casi todo el partido, con buenas actuaciones de Sebastián Blanco y de Eduardo Salvio. Y, además, fueron importantes los trabajos de recuperación de Fritzler y Pelletieri en el centro del campo. Ante esto, River solo mostró algún destello esporádico de Cristian Fabbiani y Ariel Ortega. Y justamente de un encuentro de este duo llegó una infracción dentro del área de Mauricio Caranta en perjuicio del Burrito que el árbitro Federico Beligoy no sancionó como penal.
Dadas las condiciones lluviosas en las que se disputó el encuentro, se vio mucha pierna fuerte, se jugó al límite, con muchas barrenadas de parte de los jugadores. Y el gol de Lanús llegaría para hacer que la ley del ex se haga presente en el Sur. Pelota al área de River, Santiago Salcedo de pasado Millonario la domina, gira y saca un remate que supera el esfuerzo de Nicolás Navarro, arquero debutante en la valla del conjunto de Núñez y que tuvo esta noche varias atajadas de buen nivel (¿seguirá él atajando de acá en más en el Apertura?). A partir de esa conquista, al partido le quedaban alrededor de 30 minutos. Sin embargo, la sensación que rondaba en la cancha Granate era que el pleito estaba liquidado. Porque River no daba indicios de reacción, ni anímicas ni futbolísticas. Entonces, otro fracaso se avecinaba en la era de José Maria Aguilar como presidente de la institución...
Y así fue nomás, sin mucho más por comentar, otro grande a quedado al margen de la Sudamericana. Ayer fue Boca, hoy es el turno de River. Y el único sobreviviente entre los equipos denominados grandes en esta Copa fue San Lorenzo, sufriendo y logrando su clasificación ante Tigre a tres minutos del epílogo. Así está el fútbol argentino actual, en crisis de grandes. Y en crisis grande... Y el equipo Millonario no es la excepción, lo tapó el agua. Y no solo por la lluvia caída esta noche en el Sur... Todo esto con el agravante de que soporta este aguacero de frustraciones de manera repetida y constante desde hace ya mucho tiempo. Por su parte, el conjunto de Luis Zubeldía recuperó parte de la sonrisa perdida en el inicio de esta temporada y avanzó a Octavos de Final del torneo continental del segundo semestre del año. Su rival en esa instancia será la Liga de Quito de Ecuador, adversario difícil y molesto por la altura que hay que soportar en su estadio. Sin embargo, ahí irá el Granate tratando de que, como en esta noche de lluvia, la tormenta la sufra su oponente.

La Figura: Matías Fritzler (Lanús) (7): En un partido de pierna fuerte y fricción bajo la lluvia, el rubio mediocampista Granate se impuso en esa zona a pura personalidad y recuperación del balón. Su quite en la mitad de la cancha es un punto clave para que su equipo engrane correctamente.





Redacción y puntaje: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

Vélez aplastó a Boca y lo borró de la Sudamericana

El equipo de Ricardo Gareca superó en el Amalfitani al Xeneise solo por 1 a 0. Sin embargo, lo goleó en juego, actitud y garra. Lo superó por todos lados y con tanto de Jonathan Cristaldo lo eliminó de la Copa. La situación del conjunto dirigido por Alfio Basile, que terminó jugando con diez por la expulsión de Martín Palermo, es preocupante y su crisis ya es profunda.

Hay partidos en los cuales no hace falta volcar en el marcador final la superioridad reflejada en el campo de juego de un equipo sobre el otro. Este Vélez-Boca es uno de esos casos. Porque el aplastante dominio que ejerció el conjunto de Liniers sobre los dirigidos por Coco Basile fue notorio, abismal y rutilante. Más allá de que el resultado solo indique un exiguo 1 a 0 a favor de los de Ricardo Gareca. Desde la idea táctica hasta las individualidades. Desde el concepto de juego hasta la actitud. En todo, Vélez lo pasó por arriba a Boca. Fue literalmente un baile velezano. Desde la garra y el fútbol del capitán Fabián Cubero (el mejor del partido) pasando por la solvencia de Nicolás Otamendi, la sabiduría para jugar de Maxi Moralez y la sed goleadora de Jonathan Cristaldo, como algunos de los puntos más altos del actual campeón local. De esta manera, la crisis que vive el conjunto Xeneise se profundiza y preocupa a su gente. Porque no hay respuestas ni dentro ni fuera del campo de juego. Ni los jugadores ni Basile parecen tener claro a que quieren jugar.
El primer tiempo fue de un alto nivel emotivo. Se jugó de manera veloz. Siempre con Vélez como protagonista principal y Boca en un papel secundario, apostando al contraataque, generalmente con maniobras rápidas de Federico Insúa (el más lúcido del visitante después del Pato Abbondanzieri). Fue genial lo de Emiliano Papa en esa etapa, subiendo constantemente por su banda y dejando en ridículos a Gary Medel y Hugo Ibarra, en este partido, un dúo de terror para marcar y manejar bien la pelota. Pareciera que el chileno aún no sabe donde esta parado desde que arribó a nuestro fútbol. No es ni 8 ni 5. No marca ni juega. En fin, en nada se parece a ese jugador polifuncional que se destaca en la selección que dirige Marcelo Bielsa. Si el Fortín no concretó las muchas jugadas que generó en ese lapso del juego fue por algunas imperfecciones en la definición y, principalmente, porque Abbondanzieri estuvo genial y jugó su mejor partido desde su regreso a Boca.
El segundo tiempo fue una continuación del primero. Con el agregado del gol local, producto de una maniobra genial de Cubero, con asistencia perfecta incluida, y definición-fusilamiento del ingresado Cristaldo ante el indefenso Abbondanzieri (el punta venía de hacerle uno parecido al Pato, y en el mismo arco, en el Clausura pasado). Además de las subidas de Papa -quien fue un volante más, principalmente en el primer tiempo, y así Maxi Moralez se soltó como enganche- Vélez mostró varios atributos que dejaron chiquitos a Boca y lo ridiculizaron a tal punto que su técnico no se movió del banco de suplentes para dar indicaciones en ningún momento del juego. A saber: los de Gareca tuvieron presión en el medio con Franco Razzotti, Fabián Cubero y Víctor Zapata, y salida rápida y precisa desde los pies de Frasquito Moralez para buscar a la dupla atacante López-Martínez, este último muy veloz y peligroso en toda la noche de Liniers. ¿Que hacía Boca a todo esto? Casi nada. Los errores en el fondo eran constantes y nadie se salvaba de cometerlos. Ibarra lento y sin subida, Cáceres muy dubitativo, Paletta cometiendo graves yerros y Morel jugando con demasiada displicencia. El medio mostraba a un Battaglia excesivamente lento y sin recuperación del balón y a un Riquelme muy estático y lagunero. Y, se sabe, que si Román no rinde a pleno todo se nubla en materia ofensiva para los Xeneises. Arriba, Palermo solo ve como sus compañeros juegan, él casi no participa del circuito ofensivo del club de la Ribera. La única que tuvo el 9 fue un cabezazo forzado que atajó sin inconvenientes Germán Montoya. Luego, cerca del epílogo, se fue expulsado por una patada cargada de impotencia sobre Emiliano Papa. Y su compañero de ataque, Ricardo Noir, es veloz como el viento, pero tan impreciso y desordenado para jugar que realmente no se le ven méritos como para ser titular. ¿Habrá llegado la hora de que Basile meta mano profunda en el equipo y saque a varios pesos pesados? Quizás la respuesta sea si. Sin embargo, repasando el plantel de Boca no se ve un recambio que amerite tal decisión. En todo caso, el grueso error del técnico, el manager Carlos Bianchi y los dirigentes, fue no haber conformado al inicio de la actual temporada una plantilla a la altura de la institución. Tampoco se avizoran grandes joyas juveniles como para recurrir a ellas. ¿Entonces? Será la muñeca de Basile la que deberá enderezar este barco a la deriva que es Boca hoy. Porque ya se quedó afuera de la Sudamericana, en el torneo local está a 7 puntos del puntero Rosario Central y la Copa Libertadores de América parece un objetivo cada vez menos factible de conquistar.
El canto y sentir del hincha de Vélez rugieron como un tigre (paréntesis para repudiar los cantos discriminatorios de la popular local hacía el simpatizante de Boca, y fue para aplaudir e imitar la actitud de Saúl Laverni de parar el partido hasta que esos gritos se acallaran). El equipo de Liniers dio esta noche una lujosa cátedra de buen fútbol, eliminó a un grande de América y sigue tan firme y compacto como aquel que logró el Clausura pasado. Ahora será el turno de Unión Española de Chile en Octavos de Final de la Sudamericana y de seguir dando frente en la batalla doméstica. Mientras tanto, el barco de Boca se hunde y la actitud de algunos integrantes de la tripulación no parece ser la correcta como para que se espere un salvataje de final feliz...

Copa Sudamericana

Vélez Sarfield(1): Montoya (6); Waldo Ponce (5), Sebastián Domínguez (7), Otamendi (7); Cubero (9), Razzotti (7), Víctor Zapata (6), Papa (8); Maximiliano Moralez (8); Juan Manuel Martínez (7), Hernán Rodrigo López (5). DT: Ricardo Gareca.
Disposición Táctica: 3-4-1-2

Boca Juniors (0): Abbondanzieri (7); Ibarra (3), Cáceres (3), Paletta (3), Morel Rodríguez (4); Medel (3), Battaglia (4), Federico Insúa (6); Riquelme (5); Noir (3), Palermo (4). DT: Alfio Basile.
Disposición Táctica: 4-3-1-2

Gol: 15'ST Jonathan Cristaldo (Ve)
Cambios: 34'PT Jonathan Cristaldo (7) por Juan M. Martínez, 22'ST Lucas E. Viatri (5) por Federico Insúa, 22'ST Guillermo A. Marino (4) por Gary A. Medel, 35'ST Osvaldo N. Gaitán por Ricardo D. Noir, 36'ST Alejandro Cabral por Maximiliano Moralez, 40'ST Leandro Caruso por Hernán R. López
Amonestados: 15'PT Federico Insúa (BJ) , 42'PT Claudio M. Morel Rodríguez (BJ) , 24'ST Sebastián A. Battaglia (BJ) , 36'ST Fabián A. Cubero (Ve)
Expulsado: 38'ST Martín Palermo (BJ)
Estadio: Vélez Sarsfield
Partido de Ida: Boca Juniors 1 (Pablo Mouche) - Vélez Sarfield (1) (Víctor Zapata)

La Figura: Fabián Cubero (Vélez Sarfield) (9): La actuación de Poroto esta noche solo confirma algo que hace tiempo el polifuncional jugador del Fortín vienen reclamando a gritos desde sus actuaciones en cancha: merece selección Argentina. Ante Boca, el capitán y emblema velezano marcó, jugó, impuso su enorme personalidad y, como frutilla del postre, le dio el pase-gol a Cristaldo para el único grito de la noche de Liniers. Sin dudas, Diego Armando Maradona debe darle una chance...




Redacción puntajes: Claudio Darío Aimar
e-mail : caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

miércoles, 16 de septiembre de 2009

San Lorenzo gana, pasa y el triunfo lo Bordagaray

El equipo de Diego Simeone se clasificó sobre la hora para la próxima ronda de la Copa Sudamericana derrotando a Tigre por 1 a 0 con gol del ex delantero de Defensa y Justicia. Los de Boedo, que terminaron con diez por la expulsión de Juan Carlos Menseguez, se medirán la próxima semana en el Nuevo Gasómetro ante Cienciano de Perú por los Octavos de Final de este torneo.

El partido se iba, la ansiedad invadía a cada hincha azulgrana y la pelota no quería entrar. Sin embargo, Diego Simeone movió el banco de suplentes y la ecuación se resolvió. A la cancha ingresó Fabián Bordagaray. Y fue este quien con su botín derecho mandó a la red un centro extraordinario del uruguayo Pablo Pintos. Ese gol desató el desahogo del pueblo Cuervo y el grito desaforado de su entrenador, quien seguramente se sintió aliviado y feliz por su acierto de hacer ingresar al ex Defensa y Justicia. Y lo mereció San Lorenzo al triunfo, consiguiendoló a tres minutos del epílogo pese a jugar con diez jugadores por la expulsión de Juan Carlos Menseguez. Porque fue el que más buscó y porque convirtió al arquero del equipo de Diego Cagna, Luis Ardente, en la figura estelar de la noche del Nuevo Gasómetro. De esta manera culmina la primera experiencia internacional en la historia de Tigre, coincidiendo justamente con su peor momento desde que volvió a la elite del fútbol argentino: muy mal en el torneo doméstico y ahora eliminado de la Copa Sudamericana.
El plan del Ciclón fue apretar desde el inicio al club de Victoria. Pero esa presión que ejercían los volantes chocaba contra la segura defensa que armó Diego Cagna para este compromiso copero. Tanto Leyes como Oliva respondieron satisfactoriamente ante cada embate rival y se mostraron seguros, más teniendo en cuenta lo mal que venía jugando ultimamente Tigre atrás. Después, en ataque, los visitantes mostraron muy poco. Allá a lo lejos quedaban Lazzaro y Luna, mientras Martín Morel sigue siendo una sombra de lo que hasta hace poco tiempo atrás fue. Por el lado de San Lorenzo, ni Leandro Romagnoli ni el Kily González hacían pesar su experiencia en favor del juego ofensivo del equipo. Además, Bernardo Romeo (quien jugó con una protección sobre la zona de su nariz por el choque del sábado pasado con el arquero Germán Montoya) estuvo muy solitario en la delantera. Seguramente este será uno de los problemas a solucionar por el Cholo, el de darle más compañía adelante a Bernie. En contraposición a estas actuaciones, fue bueno lo del Papu Gómez en el segundo tiempo y muy gravitantes las subidas de Pintos, este último, indudablemente, la figura de la institución de Boedo en este partido. Sus proyecciones desde el lateral derecho son muy peligrosas y generalmente el uruguayo termina como un punta más, ya sea producto de un desborde y posterior centro o de alguna diagonal hacía el medio del área que le permite tener a él mismo una chance de gol. Y justamente con un envio del marcador de punta nació el tanto que Fabián Bordagaray bordó con un derechazo furioso y bien colocado.
El pase de San Lorenzo a los Octavos de Final de la Copa Sudamericana es un hecho. De aquí en más vendrán tiempos en los que habrá que mejorar el rendimiento, afirmar una táctica y Simeone deberá definir a que quiere jugar. Pero señores, en duelo de Matadores, el de Boedo fue el más ganador y con un sablazo sobre el final le asestó a su rival el tiro de gracia. Ahora llegará el turno de chocar ante Cienciano de Perú, primero en el Nuevo Gasómetro y después en Cuzco. Pero esa será otra historia... Hoy el hincha azulgrana seguramente se fue emocionado por este triunfo agónico, de pierna fuerte y bien copero. Y para como venía el equipo... ¿No es poco no?

La Figura: Luis Ardente (Tigre) (8): Fue decisivo para aguantar el embate de San Lorenzo durante casi todo el partido. El arquero se mostraba infranqueable, hasta que Fabián Bordagaray lo sometió a tres minutos del final. Pese a ello, fue el más destacado del juego.





Redacción y puntaje: Claudio Darío Aimar
e-mail: caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com

lunes, 14 de septiembre de 2009

¡¡¡Gigante!!!

Juan Martín Del Potro entró en la historia grande del tenis mundial al vencer a Roger Federer y quedarse con el Abierto de los Estados Unidos. La victoria del tandilense fue por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2. Hacía 32 años que ningún argentino ganaba este certamen. El último y el único en lograrlo hasta este momento había sido Guillermo Vilas en 1977.

Un lagrimón se le piantó al gigante cuando esa pelota, larga y ya fuera de competencia, se convertía en el tanto del desahogo, del triunfo y del boleto para meterse en la historia grande del tenis mundial. Ese Juan Martín Del Potro que comenzó con el pie izquierdo el partido, supo dar vuelta la taba y superar al inmenso Roger Federer, en poco más de 4 horas de juego de alto vuelo. De esta manera, el tandilense logró quedarse con el primer Grand Slam de su carrera: el Abierto de los EEUU. Este hecho solo lo había logrado por única vez Guillermo Vilas en 1977. Pasaron 32 años desde aquella epopeya de Willy. Pero hoy lunes, día atípico en el que se disputó esta final por las inclemencias del clima, este muchachito de tan solo 20 años y de talento inmenso, pudo repetir aquella hazaña poniendo su acostumbrada garra, técnica y, fundamentalmente, su mente de roble, esa que tanto tiene que ver para lograr cosas importantes en este deporte. La torre más alta de New York esta noche es Delpo. El público de la cancha central del US Open lo aplaudió fervientemente, con razón y merecimientos.
Después de esta épica victoria por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2 sobre Roger Federer, número 1 del mundo y probablemente el jugador más importante de la historia del tenis mundial, Delpo pasa a estar en el centro de la escena del planeta tenis. Además, el chico nacido en Tandil se suma a la lista ilustre de argentinos que integran Guillermo Vilas, quien ganó este torneo en 1977 y hoy vivió el triunfo de Del Potro en Flushing Meadows como un hincha más, Gastón Gaudio con su Roland Garros 2004 y Gabriela Sabatini en 1990. Ellos solos tienen el privilegio de tener al menos una copa de Grand Slam en sus vitrinas de trofeos.
Del Potro, convertido ya en el quinto jugador más joven de la historia que conquista el último Grand Slam del curso, entre nombres como los estadounidenses Pete Sampras, Andre Agassi, John McEnroe o el ruso Marat Safin, reverdece los mejores momentos del tenis sudamericano. El reflejo de Guillermo Vilas, como ya dijimos, el único en vencer en Nueva York, en 1977. En ese entonces el juego era sobre tierra. Distante del cemento que impera hoy sobre el Arthur Ashe Stadium del Centro Nacional de Tenis de Flushing Meadows. El escenario que ha contemplado la explosión definitiva, la consolidación del tenista de Tandil.
La emoción contenida del joven sudamericano estalló cuando Federer lanzó fuera su golpe de derecha, cansada, tras cuatro horas y seis minutos de juego. Del Potro se echó al suelo. Se cubrió la cara con las manos y lloró. Felicitó a su rival sobre la red y corrió hacia su palco. A abrazarse a Franco Davin. Su guía. El mismo que dirigió a Gastón Gaudio hacia el éxito en Roland Garros, en 2004. En el último éxito, hasta ahora, del tenis argentino.
Del Potro ha interrumpido la trayectoria de la mejor raqueta de la historia. Ha derribado a un gigante que pretendía su 41ª victoria seguida. No perdía el helvético desde los octavos de final del 2003. Ante otro argentino, precisamente, David Nalbandián, que no terminó de consolidar el impulso del talento que se le presumía. El tenista de Tandil, que el próximo 23 de septiembre alcanzará los 21 años ya como número cinco del mundo, devuelve al tenis argentino el plano principal del tenis mundial.
Del Potro pagó de inicio su inexperiencia en una final. A la que entró como novato. Un escalón más para una raqueta que ha tomado impulso, plagado de condiciones. Pero afrontó el choque mediatizado ante un adversario que transita por este escenario a su antojo. Era la 21ª cita con un título para Federer. El semblante del tenista de Tandil, el octavo más joven en la historia del Abierto de Estados Unidos en buscar el éxito, nada tenía que ver con el talante y el desparpajo que mostró frente al español Rafael Nadal en la víspera. No soltó el brazo hasta bien entrado el partido. Y en los momentos cumbre decayó. Como en el tramo final del tercer set. Cuando al saque regaló el parcial a su rival con dos dobles faltas consecutivas. Mucho tenía que ver en eso los antecedentes. Las seis derrotas en seis enfrentamientos que el argentino había sufrido ante Federer. A pesar de que el equilibrio con la que hizo cara a la más reciente, en Roland Garros, reforzó su autoestima a pesar de la derrota.
Del Potro, lleno de dudas, tiró el primer parcial y ya no reapareció hasta el ecuador del segundo. Para entonces ya había dado un break al suizo, que circulaba con el viento a favor, como le gusta. Excesivamente sosegado, sobrado. En cuanto el sexto representante argentino en alcanzar una final del Grand Slam en la Era Open, tras Guillermo Vilas, Guillermo Coria, Gastón Gaudio, Mariano Puerta y David Nalbandián, se soltó, el panorama cambió para el helvético, obligado a encarar la pelea. Del Potro asumió el cuerpo a cuerpo y su primera rotura del partido, en el 10° juego, con dos pases de derecha (5-5). Metidos en el desempate el sudamericano tiró de argumentos. Saque y diestra invertida, potente y a la línea. Ganó el set y alteró a su rival, que buscó justificaciones alrededor de la zona de juego. Delpo perdió definitivamente el respeto a su rival. No hubo ya muestras para la galería ni gratuitas escenas plásticas bendecidas por un contrario inexperto. Hubo miradas al juez y caras destempladas. Desconfianza. En plena efervescencia, el tenista argentino empezó a jugar. Soltó el brazo y levantó el puño. Inclinó el partido a su favor. Pero cuanto más cerca lo tuvo, se desvió. Dos dobles faltas lo condenaron a la derrota del set con Federer al resto. Lo invadió la presión.
Federer, que afrontaba su séptima final consecutiva en un Grand Slam, recuperó el sosiego aunque su situación no mejoró. Su automatismo lo traicionó cuando Del Potro tiró de heroica. Porque nunca se dio por vencido y obligó a la lucha a su rival, exigido a buscar alternativas más allá de la rutina. Soluciones en la red y desahogo con el saque. El argentino, que nunca dio por perdido el partido, llevó a su rival al límite. Lo arrastró al desempate del cuarto parcial, que tiró el partido hacia el set definitivo tras un tie break que reflejó la frescura del argentino y la desesperación del rival.
Juan Martín del Potro se agigantó en el quinto set. De entrada rompió el servicio de Federer, errático con la derecha. Excesivamente. Rehuido de los intercambios largos. El argentino se amarró a la situación. Única en su corta historia. El saque le dio tranquilidad mientras el trono del helvético se tambaleaba. Bajó los brazos el suizo, que se alejó de la gloria y de más récords, aún pendientes de batir. Queda con 40 victorias consecutivas Federer, 2191 días sin conocer la derrota. A la orilla de los seis títulos consecutivos que no se alcanzan desde 1925, cuando Bill Tilden firmó aquella inigualable racha.
Pero lo que queda en letras grandes y por sobre todo, es la Torre de Tandil, Juan Martín Del Potro, ese que se emocionó y nos hizo emocionar a todos los argentinos en esta tarde-noche de New York, que quedará definitivamente grabada en los libros como uno de los logros más rutilantes del deporte de nuestro país.


Redacción: Claudio Darío Aimar
Colaboraciones: Olé y ESPN.
e-mail: caiaimardario@hotmail.com
Mi blog: www.explosiondeportiva.blogspot.com